Escena 1, Casa Collage.

Escrito por msaproyectos 22-04-2016 en Casa. Comentarios (0)

En relación a las ideas que se reflejan en el libro de la Casa Collage, he de decir que me ha parecido muy interesante y objetivo, teniendo en cuenta todos los puntos de vista posibles.

Unas de las primeras frases que me han llamado la atención es la que distingue, definiendo, los términos casa y vivienda, refiriéndose a vivienda como la arquitectura, y a casa, como el conjunto de arquitectura, personas que la habitan y los objetos y muebles que se encuentran en ella. Estando de acuerdo además con que, aunque una arquitectura se repita, nunca serán el mismo espacio, porque cada persona lo interpreta de distintas formas. Este ejemplo se ve muy claro en el libro, con las fotos de los apartamentos del edificio Mitre. Y también, con las fotos del reportaje ‘Retratos del mundo’, 1994.

Y con esto empezamos a ver las medidas y las escalas de los objetos y la arquitectura con respecto de las personas que las habitan, buscándose la mayor comodidad posible. Pero como ya hemos dicho depende de los propietarios y el uso que le de cada uno, de esta manera los diferentes muebles que se encuentran en una casa son concebidos por sus habitantes de diferente forma. Entendiéndose esto muy bien en el ejemplo que nos propone el libro de la obra de Paul Ritter, donde proyecto un mobiliario dos veces mas grande de lo habitual para proyectar realmente los problemas y limitaciones a los que los niños pequeños se ven sometidos al usar un mobiliario que está diseñado para adultos.

En la relación de los objetos de la vivienda con sus ocupantes, también vemos un claro ejemplo que tiene que ver con los más pequeños, y es que nos educamos en el uso de los objetos, atribuyendo una función determinada a cada objeto. Los más pequeño, ante la falta de esa educación en el uso de los objetos más cotidianos, reinterpretan y experimentan usos que ellos creen que son los correctos para los objetos que eligen y las necesidades que tienen. Esto me hace pensar que si no existiera una educación con respecto al uso de los objetos, cada persona los utilizaría de forma diferente.

El libro también aborda el tema de la utilización del mobiliario en sustitución de paredes o tabiques, algo que se ha ido viendo a menudo cuando el espacio es reducido o tiene un concepto abierto.

En cuanto a las situaciones, hay que tener en cuenta la actividad o el fin que se va a llevar a cabo porque de ello depende el espacio. Generalmente se suelo representar el movimiento y las actividades a realizar mediante dibujos que nos expliquen o nos permitan visualizar mejor las ideas. Y es interesante, comentar aquí una ideas que se encuentran al principio de este libro. En la que se nos muestra dos fotografías tituladas ‘La Casa Ocupada’, donde podemos ver un mismo espacio arquitectónico, a un lado vacío, y al otro lado ocupado por una familia con sus muebles. En esta parte se explica como es necesario que una arquitectura, debe ser reconocida por sus características, de manera que aunque se encuentre desnuda, es decir, sin mobiliario ni objetos, todo el mundo entienda el fin para el que se ha proyectado ese espacio. Pero no siempre es así, muchas veces para facilitar este proceso se representan los espacios mediante una escena doméstica.

Con respecto a los movimientos que existen en una vivienda, nos encontramos generalmente con los huecos, de manera que la disposición y el numero de puertas que existen en una vivienda hacen que haya mas o menos movimiento, ya que a mayor numero de puertas es mayor el movimiento posible de los habitantes por la vivienda. Con el tiempo han aparecido otras formas de diversificar el movimiento en las viviendas, haciendo que elementos como paredes, que a priori son elementos que no tienen movimiento, se plieguen, se desplacen o se oculten para crear espacios nuevos dentro de la vivienda o modificar los ya existentes.

Cuando hablamos de escenografía son varios los aspectos que intervienen y que debemos tener en cuenta, como la situación o ubicación, la luz, el sonido, las personas que se encuentran allí, los objetos, el comportamiento de esas personas y las actividades que realizan.

Y para finalizar, hablamos de los agentes, que son las personas que intervienen para hacer esto posible, que desde mi punto de vista, son principalmente los autores del libro, aunque también considero que una gran parte de esta realización se debe a los arquitectos y artistas que aparecen en él, ya que si ellos no hubieran realizado ciertas obras, o manifestado algunas de sus ideas mas atrevidas, no hubiera sido posible analizar todos estos temas. Entre los que aparecen en este libro, podemos destacar a Le Corbusier, y personalmente hago referencia a una de las intervenciones que se hacen en el libro, que comienza en la página 16, cuando el arquitecto explica, que ninguna situación se encuentra el desorden, que cuando realizas una comida en un bar, donde no te ponen una mesa con respecto del protocolo ni vas comiendo los platos en el orden con el que te lo traen y te retiran el anterior, si no en la situaciones que aparentemente, no existe orden ni lógica, si que se encuentran realmente estas características, siendo las distancias a los objetos y comensales ‘La medida de la vida’ puesto que todos los objetos que hay en la mesa, no están puestos aleatoriamente si no que tienen un sitio especifico con respecto al uso y al servicio que a proporcionado a los comensales y de que manera ellos lo han utilizado. Le Corbusier termina por referirse a esto como las distancias del orden fatal que dan testimonio de pura armonía.